Residente de Laguna Woods comparte recuerdos del hermano que sorprendió a la ciudad con una herencia de $4 millones – Orange County Register

Allison Holt nunca pensó en su vida que se volvería viral. La residente de Laguna Woods nunca esperó que su nombre apareciera en Google miles de veces y en los sitios web de medios de comunicación de todo el país e incluso de todo el mundo.

Me sorprendió especialmente verlo en la revista alemana Der Spiegel y en el sitio web “A Kind of Slavic”.

Todo comenzó en noviembre cuando su hermano, Jeffrey Holt, apareció en los titulares meses después de su muerte y los periodistas se acercaron a ella para entrevistarla.

Jeffrey Holt sorprendió a su ciudad natal de Hinsdale, New Hampshire, cuando se reveló, después de su muerte en junio, que había donado su fortuna a sus arcas: la friolera de 3,8 millones de dólares en Hinsdale, una ciudad de unas 4.000 personas situada en el extremo sur occidental. . Rincón del estado.

Sin que la gente del pueblo lo supiera, Jeffrey Holt, de 82 años, que vivía en un remolque, vestía ropas raídas y conducía con una cortadora de césped, era un inversor inteligente que había ganado millones.

“Un millonario secreto que conducía una cortadora de césped deja su fortuna a un pequeño pueblo”, decía un titular.

Otro dijo: “El hombre no tenía coche ni muebles, pero murió con un gran secreto en la mano”.

Luego apareció este titular del Reino Unido: “El millonario secreto Jeffrey Holt, que vestía ropas raídas y vivía en una casa móvil destartalada sin televisión, asombra a la pequeña ciudad de Hinsdale, New Hampshire, con una donación póstuma de 3,8 millones de dólares”.

Allison Holt, de 81 años, dijo en una entrevista en su casa de Laguna Woods que su hermano vivía una vida sencilla y frugal. Ella admite que probablemente fue barato.

Pero dijo que el asunto no era como indicaban algunos informes.

Sí, vivía en un remolque. Se lo dejó una viuda con la que vivía y que murió en 2017. Le gustaba pasear por el parque de casas móviles, pero no se ocupaba de él, dicen algunos informes.

Ella dijo que sí, que conducía con una cortadora de césped. Tenía un coche (que también le dejó la viuda), pero dejó de conducirlo tras sufrir un derrame cerebral hace dos años. Además, tenía una pierna mala y sólo podía apoyarla en el cortacésped.

Añadió que probablemente su ropa estaba un poco gastada y que no tenía ordenador.

¿Pero el resto?

“Su amigo me dijo que tenía cinco televisores y algunos muebles”, dijo Holt. “Y no sé si es cierto que las patas de su cama estaban pegadas al suelo”.

Pero ella dijo que él nunca salió, nunca hizo nada y permaneció dentro de un radio de 5 millas de su casa.

Holt cree que su hermano vivió como lo hizo quizás como resultado de su educación estricta y frugal. Su padre era “extravagante con el dinero”, dijo, y no creía en gastos frívolos, como un pequeño ramo de flores que una vez le compró a su madre.

“Jeff no pedía mucho y estaba razonablemente satisfecho con lo que tenía”, dijo.

Sin embargo, Holt dijo que estaba bastante sorprendida por muchas de las cosas que leyó sobre su hermano en esos informes.

Ella se sorprendió de tener tanto dinero: “Oh, sí, claro. Todavía no sé de dónde sacó todo esto”.

Ella sabía que él estaba invirtiendo, “invertido en acciones de telecomunicaciones”, decían los periódicos. (Esto comenzó antes de que los teléfonos móviles aparecieran en escena). Pero ella pensó que él sólo tenía la mitad de lo que decían los informes como máximo: tal vez 2 millones de dólares.

También me sorprendió que le dejara todo ese dinero a la ciudad. Dijo que si fuera por ella, lo dividiría entre tres o cuatro organizaciones benéficas.

Le sorprendió que tuviera una gran colección de coches de juguete, que dijo haber visto en una fotografía en un sitio web. Ella cree que le dejó los juguetes al hijo de su amigo.

Pero lo que más me sorprendió fue la gran cantidad de informes que circulaban por Internet.

Holt pensó que la historia de su hermano podría extenderse a Concord, la capital de New Hampshire, a unas 70 millas de Hinsdale, o tal vez a través de las fronteras estatales hasta Brattleboro, Vermont, a sólo 7 millas de distancia.

Ciertamente no en todo Estados Unidos y más allá.

“Es un poco vergonzoso. No quería toda esa atención”, dijo.

Dijo que su hermano también tendría miedo de la publicidad. “Jeff se revolverá en su tumba. Estará muy avergonzado por toda esta atención.

Los hermanos crecieron en Springfield, Massachusetts. Su padre era profesor de literatura inglesa y mundial en el American International College, y su madre era una artista que enseñaba arteterapia a pacientes con parálisis cerebral.

A pesar de su dislexia, dijo Allison Holt, Jeff se graduó en el antiguo Marlboro College de Vermont y finalmente obtuvo una maestría en educación en la universidad donde enseñaba su padre.

Estuvo en la Marina sólo brevemente (“No soportaba que la gente le dijera qué hacer”, dijo Holt), luego trabajó como profesor de estudios sociales en una escuela secundaria durante algunos años, antes de convertirse en supervisor de turno en Agway. Empresa de piensos.

La propia Holt asistió a Swarthmore College y luego obtuvo una licenciatura en biblioteconomía en lo que entonces era el Instituto de Tecnología Drexel en Filadelfia. Comencé a trabajar en una biblioteca en Baltimore y obtuve un título en gestión técnica de bibliotecas.

En 1981, siguió a un amigo a California y consiguió un trabajo en el Art Center College of Design de Pasadena, donde computarizó toda la biblioteca de unos 100.000 libros, dijo. Me jubilé en 2006 y me mudé a Laguna Woods.

Ninguno de los hermanos tuvo hijos.

La última vez que Holt visitó a su hermano fue hace 10 años. Dijo que la última vez que habló con él por teléfono fue la primavera pasada, alrededor de marzo o abril. Añadió que ya padecía los efectos de la demencia vascular y falleció el 6 de junio.

¿Su hermano le dejó algo en su testamento?

“Me preguntó si quería algo, pero le dije que tenía suficiente”, dijo Holt (aunque admitió que le dejó una suma de cinco cifras).

¿Qué pasa con su nueva fama?

Holt lo sabe todo sobre los ciclos de noticias. “Pasará”, dijo.