Candidatos al Senado de los Estados Unidos por California debaten sobre el salario mínimo, la inmigración y más – Registro del Condado de Orange

A tres semanas de las primarias, los cuatro principales candidatos para el escaño abierto de California en el Senado de los Estados Unidos se reunieron una vez más en el escenario del debate para presentar sus argumentos a favor de representar al estado más poblado del país (y la quinta economía más grande del mundo) en el Capitolio.

Los representantes demócratas Adam Schiff de Burbank, Katie Porter de Irvine y Barbara Lee de Oakland, así como el ex representante republicano Steve Garvey, pasaron la noche discutiendo temas candentes como la inmigración, la vivienda y la economía. Sus respuestas fueron emotivas, pero su tono fue notablemente civilizado, ya que dedicaron la mayor parte de su tiempo a resaltar sus propias plataformas en lugar de derribar las plataformas de sus competidores.

En cuanto a la crisis fronteriza, todos los candidatos coincidieron en la urgente necesidad de un cambio, pero sus planes de acción propuestos estaban divididos según líneas partidistas.

Garvey, el único candidato republicano en el escenario del debate, culpó directamente del estado de la frontera al presidente Joe Biden.

“El presidente abrió las compuertas y creó una crisis en Estados Unidos”, dijo Garvey. “Debería ser él quien intervenga y cierre las fronteras; Él debería ser quien detenga la infiltración de pandillas y detenga las drogas desenfrenadas que llegan a este país desde China.

Mientras tanto, los candidatos demócratas criticaron el enfoque del expresidente Donald Trump y de los gobernadores republicanos ante la crisis migratoria.

“No estoy de acuerdo con las soluciones duras. No estoy de acuerdo con el señor Garvey, que está promoviendo el muro fronterizo de Donald Trump. No está funcionando”, dijo Schiff.

En lugar de intensificar los esfuerzos para rechazar a los inmigrantes, Schiff pidió aumentar el número de jueces de inmigración que pueden procesar solicitudes de asilo. Mientras tanto, Porter dijo que apoya el despliegue de más recursos y personal en la frontera, incluida tecnología que facilitaría la detección de fentanilo y otros productos ilegales.

Lee criticó a los gobernadores republicanos que enviaban inmigrantes a ciudades con líderes demócratas, como Los Ángeles y Nueva York.

“Necesitamos asegurarnos de que estamos invirtiendo en ciudades y condados que realmente estén ayudando a los inmigrantes, dada la capacidad de los gobernadores estatales de enviar inmigrantes a otros estados”, dijo. “Lo que están haciendo es separar a la población de los inmigrantes”.

Una división similar surgió entre los candidatos sobre la cuestión del aumento del salario mínimo.

Los tres demócratas dijeron que aumentar el salario mínimo es necesario para abordar la crisis de asequibilidad de la vivienda, mientras que Garvey dijo: “Está bien dondequiera que esté”.

Garvey dijo que el costo del aumento del salario mínimo pasaría directamente a los “californianos trabajadores” que tendrían que pagar más por los bienes cotidianos.

Pero Schiff dijo en respuesta a Garvey: “Se puede decir que el salario mínimo está bien dondequiera que esté, pero uno quiere saber por qué la gente vive en la calle. Es porque les pagamos salarios de miseria”.

Tanto Porter como Lee apoyan un salario mínimo de 20 a 25 dólares por hora. Lee, que se está posicionando como la candidata más progresista en la carrera, dijo que consideraría 50 dólares la hora como salario digno en el Área de la Bahía, que representa.

Apoyó la necesidad de un salto tan radical durante la discusión al señalar un estudio que encontró que un ingreso anual de $127,000 era “apenas suficiente” para que una familia de cuatro personas sobreviviera en el Área de la Bahía.

“Tengo que centrarme en lo que California necesita y cuál es el factor de asequibilidad cuando calculamos estos salarios”, dijo.

Cuando se trataba de impulsar la economía, Garvey pidió “abrir las puertas y reducir la inflación” reduciendo la cantidad de regulaciones gubernamentales sobre la producción de viviendas. Sin embargo, cuando lo presionaron, no explicó ninguna regulación específica que pudiera revocar.

Fomentar una mayor producción de viviendas fue un raro punto de acuerdo entre todos los candidatos. Sin embargo, mientras Garvey cree que la mejor manera de hacerlo es que el gobierno se quite del camino, Porter cree que el gobierno debería desempeñar un papel más activo en la financiación del desarrollo.

Hizo hincapié en la necesidad de “aprovechar el poder del gobierno federal para liberar el capital que necesitamos para construir más viviendas a un precio que nuestros trabajadores puedan pagar”. Su plan de vivienda exige estimular la producción de proyectos de viviendas multifamiliares a través de exenciones fiscales y garantías de préstamos gubernamentales.

KTLA organizó el enfrentamiento el lunes por la noche en San Francisco. En enero, los cuatro candidatos se reunieron en el escenario del debate en Los Ángeles, donde discutieron sobre la atención médica y la guerra entre Israel, Hamás y Trump.

Cuando el conflicto estalló nuevamente en el Medio Oriente, Lee continuó pidiendo un alto el fuego inmediato. Schiff dijo que reconocía la necesidad de permitir la entrada de ayuda humanitaria a Gaza, pero que no quería que Hamas, descrita como una organización terrorista, controlara el área. Garvey calificó la solución de dos Estados como “poco realista” y dijo que apoya el derecho de Israel a defenderse.

Una vez más, Garvey eludió las preguntas sobre Trump. Se negó a decir si volvería a votar por Trump o aceptaría el respaldo del expresidente.