Al menos 30 personas murieron en ataques a oficinas políticas paquistaníes

Escrito por Abdul Sattar y Munir Ahmed | Agencia de noticias

QUETTA, Pakistán – Dos bombas explotaron el miércoles en distintas oficinas políticas en el suroeste de Pakistán, matando al menos a 30 personas, un día antes de que el país tuviera previsto elegir un nuevo parlamento, dijeron funcionarios.

Los ataques en la provincia de Baluchistán, hogar de una insurgencia de bajo nivel y varios grupos armados, han generado preocupación antes de las elecciones en el problemático aliado occidental, donde muchos votantes ya están desilusionados por la discordia política y una crisis económica aparentemente intratable.

La violencia antes de las elecciones y el día de las elecciones es común en Pakistán, que se esfuerza por frenar la militancia. Decenas de miles de policías y personal paramilitar han sido desplegados en todo el país tras una reciente escalada de ataques, especialmente en Baluchistán.

Horas más tarde, la rama del Estado Islámico en Pakistán reivindicó el segundo ataque, ocurrido el miércoles.

Jamdad Mandukhel, un funcionario del gobierno, dijo que al menos 18 personas murieron en el primer ataque a la oficina electoral del candidato independiente Esfandyar Khan en el distrito de Pashin.

Poco después, otro atentado mató al menos a 12 personas en la oficina del partido Jamiat Ulema-e-Islam en Qala Saifullah, a unos 130 kilómetros (80 millas) de distancia, según Jan Achakzai, portavoz del gobierno provincial. Dijo que las elecciones no se pospondrían a pesar de los bombardeos.

Los ataques, que dejaron más de dos docenas de heridos, provocaron condenas de casi todos los partidos políticos.

Más tarde el miércoles, el oficial de policía Irfan Bahadur dijo que un hombre detonó prematuramente una granada de mano en la ciudad portuaria sureña de Karachi, matándose a sí mismo y a dos transeúntes. Añadió que no estaba claro cómo el hombre obtuvo la granada.

El Jamiat Ulema-e-Islam –un destacado partido islamista extremista con estrechos vínculos con los talibanes afganos– ha sido atacado por ISIS y otros militantes en los últimos años. Al menos 54 personas murieron en julio cuando un atacante suicida se hizo estallar durante una manifestación del partido. Una rama afgana del Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad de este ataque.

El presidente del partido, Fazlur Rahman, y decenas de candidatos del partido compiten en elecciones en todo el país.

Baluchistán, una provincia rica en gas que limita con Afganistán e Irán, ha sido escenario de una insurgencia durante más de dos décadas por parte de nacionalistas baluchis que buscan la independencia. Los nacionalistas suelen atacar a las fuerzas de seguridad, no a objetivos civiles o políticos en la región. . El proscrito Ejército de Liberación de Baluchistán estuvo detrás de varios ataques contra las fuerzas de seguridad, incluido uno el 30 de enero en el que murieron seis personas.

Los talibanes paquistaníes, junto con otros grupos armados, tienen una fuerte presencia en Baluchistán y han atacado a civiles en los últimos años, a pesar de la promesa de los talibanes paquistaníes de no atacar los mítines electorales antes de las elecciones.